De tabernas por Málaga

publicado en: Restauración | 0

Si a la Costa del Sol se le suma a su agradable clima una gastronomía local con producto de calidad elaborado con cariño y esmero no se puede pedir más. Eso es lo que vamos a encontrar en las terrazas de las tabernas de Málaga.

Antigua casa de guardia

Quizás la taberna malagueña con más solera sea la Antigua Casa de Guardia. Aquí las tapas se abren paso entre barricas de vino desde las que sirven moscatel y Pedro Jiménez. En plena Alameda Principal, la Antigua casa de guardia abre sus puertas desde 1840, siendo uno de los establecimientos veteranos. El vino es el omnipresente protagonista, aunque se pueden pedir algunas tapas de una carta interesante que nunca defrauda.

Taberna El Moscatel

Todos los que han visitado alguna vez la taberna El Moscatel hablan bien de ella. Situada en la calle Duque de la Victoria, esta taberna se ha ganado el beneplácito de una nutrida clientela con tapas de calidad a precios bajos. En su carta destacan las carnes ibéricas, que dejan lugar a patés y una selección de pescados.

Taberna La Biznaga

Para llegar a la taberna La Biznaga hay que coger el coche. Se encuentra en la parte norte de Málaga, en el barrio de Teatinos, pero merece la pena el trayecto. De su cocina se dice que hace el mejor pescado frito de Málaga.

Taberna del Pintxo Larios

En el centro, cerca de la popular calle Larios -en Alarcón Luján- antecede a la taberna Pintxo Larios una pequeña terraza con mesas y sillas altas en la que hacer un alto y probar algunas de las delicias de la gastronomía malagueña. Es cierto que es una franquicia, pero rinde homenaje con su cocina al concepto de taberna, con vinos y tapas asequibles. Cocina vasca con sabor andaluz.

Taberna La Campana

Si te gusta el pescaito frito este es uno de los lugares que tienes que visitar en Málaga. Se puede comer desde unas croquetas caseras a un arroz con marisco. Todo con precios razonables y un servicio familiar.

Taberna Las Merchanas

En la calle Mosquera, en el centro de Málaga. Es uno de los lugares que no dejan indiferente a cuantos lo visitan. Su decoración cofrade contrasta con la cocina de que hace gala. Tapas generosas, montaitos y vinos de Málaga con los que abrir el apetito. Merece la pena visitarlo por el ambiente. Pronto se descubre por qué está siempre lleno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *