Catedral de Málaga

publicado en: Sitios emblemáticos de Málaga | 0

La Catedral no es sólo un edificio religioso para los malagueños, sino que se ha erigido como símbolo de la ciudad y un referente para sus habitantes

Al igual que muchas de las catedrales de nuestro país, la de Nuestra Señora de la Encarnación, de Málaga, fue levantada sobre los restos de una antigua mezquita almohade. Se empieza a construir a mediados del siglo XVI, finalizando en el siglo XVIII. En realidad se trata de una obra inconclusa, ya que falta rematar la torre sur y la fachada principal.

En el siglo XIX se intentó concluir estas obras, pero las partidas presupuestarias que inicialmente se libraron a tal fin, hubo que destinarlas a sufragar otras obras públicas más urgentes en la provincia.

En la Guía de Málaga destacamos la Catedral como una visita obligada y fundamental, dentro del recorrido monumental de la ciudad.

Consta de una planta con tres naves que circundan el Altar Mayor. De estilo gótico, aunque adquiriendo ya las nuevas corrientes del primer renacimiento, las naves son todas de la misma altura y conforman un sistema de bóvedas vaídas que configuran esa imagen tan particular de la cubierta del templo, cuando se contempla desde lo alto.

Su cabecera es muy semejante a las de las catedrales de Granada o Guadix, que también se construyeron en el siglo XVI, pero sin embargo, el coro debemos emparejarlo al de Toledo o Córdoba, siendo estos tres los más importantes de España. La sillería del Coro, con tallas de Pedro de Mena, está considerada una obra maestra. Hay que destacar también los dos órganos con más de 4000 tubos, que siguen dando conciertos en la actualidad.

Recomendamos también contemplar el Museo Catedralicio, que ofrece un bellísimo artesonado del siglo XIX, además de múltiples obras de arte.

Quizás te interese...

Dejar una opinión